En este momento estás viendo Motos eléctricas, todo lo que necesitas saber para comprar una moto eléctrica

Motos eléctricas, todo lo que necesitas saber para comprar una moto eléctrica

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Seguramente habrás visto alguna vez alguna moto eléctrica pero ni siquiera te habrás dado cuenta. Las motos eléctricas se han ido colando en nuestras calles y carreteras de forma silenciosa, sin ruidos ni malos humos. Actualmente, no hay muchas en nuestro país porque no está tan de moda, pero estudios indican que representan un mercado todavía por explotar con un potencial increíble.

Según el estudio, será una buena tendencia ya que en un contexto de caída del sector, en el último año con una bajada del 37%, el fabricante catalán Silence ha crecido un 144%.

Algunos ayuntamientos como el de Barcelona han impulsado un servicio de alquiler de motos eléctricas en la ciudad que cuenta ya con una flota de 250 vehículos y decenas de miles de usuarios.

¿Qué ventajas tienen las motos eléctricas?

Te contaremos las principales ventajas de las motos eléctricas, aspectos que las hacen mucho más atractivas que las motos convencionales con motores de combustión:

  • No contaminan: Es la característica más importante. El motor eléctrico hace que podamos olvidarnos de los gases que expulsamos. Las motos eléctricas son respetuosas con el medio ambiente y con la salud de las personas.
  • No hacen ruido: Otra ventaja aunque a su vez desventaja, es que son silenciosas porque no emiten el ruido de un motor de combustión convencional. Por su contraparte, el que sea silenciosa, debemos de tener cuidado con la gente ya que no nos escuchan por la calle y más de uno o una anda despistado y no queremos que ocurra nada grave.
  • Ahorran en combustible: Con el precio del petróleo en una constante montaña rusa, es difícil saber cuánto nos va a costar llenar el depósito con combustible tradicional. No depender de las gasolineras y poder cargar las baterías en casa a precios más o menos estables es una ventaja a tener en cuenta ¿no crees? Además, todas las estaciones coinciden en que el coste por cada 100 kilómetros se sitúa entre los 40 y 60 céntimos de euro con un motor eléctrico, muy por debajo del gasto de los motores convencionales.
  • Sencillez en la conducción: El motor eléctrico no requiere transmisión, por lo que las cajas de cambios desaparecen y la conducción se simplifica. Tampoco necesita de una fase de calentamiento previo, por lo que una vez se enciende está parado para circular en óptimas condiciones.
  • Ventajas de aparcamiento en núcleos urbanos: Cada vez más ciudades premian el cambio a lo eléctrico y ofrecen aparcamientos gratuitos en zonas azules o espacios reservados para vehículos no contaminantes. Cada ciudad tiene sus propias normativas, pero dependiendo del lugar donde residas ahorrarte unos euros del aparcamiento cada día puede ser una ventaja a tener muy en cuenta.
  • Mantenimiento más sencillo: Al tratarse de un motor eléctrico, no necesita mantenimiento, así que hay que olvidarse de las visitas al taller.
  • Ventajas fiscales: Existen ayudas públicas para la compra de motos eléctricas, pero es que además existen otras ventajas como rebajas en la tasa de circulación de tu ciudad o en el impuesto de matriculación. Conviene que preguntes en tu ayuntamiento si con la compra de una moto eléctrica puedes tener alguna de estas ventajas.

¿Qué inconvenientes tienen las motos eléctricas?

Las motos eléctricas tienen muchas ventajas pero como es lógico también tienen desventajas. Sus desventajas son las siguientes:

  • La autonomía: Es un factor el cual se mejora cada vez más y más cada año que pasa. Aunque los motores eléctricos suelen tener menos autonomía que los motores de combustión, ya es una realidad que las marcas fabrican motores eléctricos que superan los 100 kilómetros de autonomía.
  • El precio: Este inconveniente cada vez es menor ya que se abaratan costes con el paso de los años. Pero por lo general, las motos eléctricas siguen siendo mucho más caras que las motos convencionales.
  • La escasez de talleres especializados: Al tratarse de vehículos con tecnologías diferentes, no existen, por el momento, demasiados talleres especializados en motos eléctricas, lo cual puede ser un quebradero de cabeza en caso de sufrir una avería grave.
  • Las estaciones de carga públicas: La escasez de las estaciones de carga cada vez es un problema menor ya que la demanda de los vehículos eléctricos va aumentando cada año. Aunque es algo a tener en cuenta.
  • La ausencia de ruido: Hay que tener cuidado por donde circulamos ya que al no sonar nada el motor, la gente que va despistada nos puede meter en problema… ya entiendes, así que ¡presta mucha atención al circular!

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar una moto eléctrica?

Te contaremos las características que debemos de tener en cuenta a la hora de comprar una moto eléctrica:

  • El uso: Lo primero que tenemos que pensar es en el uso que le vamos a dar a la moto. La mayoría de ellas están pensadas para trayectos cortos en zonas urbanas, pero en los últimos han aparecido modelos de motos de campo y también otros modelos más potentes para realizar viajes más largos.
  • La autonomía: Ya no es difícil encontrar modelos de motos eléctricas que superen los 100 kilómetros de autonomía, lo cual a la hora del desplazamiento urbano es cómodo porque nos permiten hacer numerosos viajes sin tener que parar en la estación de carga. Sin embargo, este sigue siendo uno de los condicionantes principales a la hora de decantarse por una moto.
  • La potencia del motor: Hay que saber si buscamos un ciclomotor o una motocicleta. Los primeros son los que por construcción no superan los 45 km/h. En el caso de los ciclomotores de combustión interna, los motores están limitados a 50cc y en el caso de los eléctricos están limitados a 4 kW de potencia. Cualquier vehículo que supere los 4 kW de potencia de su motor eléctrico es ya considerado una motocicleta y requiere permisos diferentes a los del ciclomotor para conducirlo.
  • Velocidad máxima: La velocidad máxima es un aspecto importante a mirar ya que está muy relacionado con el primer punto, el uso que le vamos a dar a nuestra moto. Hay un amplio abanico en el mercado sobre las velocidades máximas. No tiene mucho sentido decantarnos por una motocicleta que alcance fácilmente los 140 km/h si vamos a movernos estrictamente por ciudad. Tampoco sería necesario tanta potencia en una moto de campo que usemos para divertirnos por caminos. Por otro lado, si buscaremos una moto con alta velocidad punta si vamos a movernos habitualmente por autovías o autopistas.
  • El tiempo de carga: La mayoría de baterías requieren varias horas de carga, pero también en este aspecto existen grandes diferencias entre marcas. Desde las que apenas requieren 1 hora hasta las que pueden tardar entre 4 y 6 horas en realizar una recarga completa. Dependiendo de la combustión Voltios/Amperios de nuestra batería conseguiremos más autonomía pero, por lo general, también más tiempo de carga.
  • El tipo de batería: La mayoría de motos eléctricas tienen baterías de ión-litio. Actualmente están muy extendidas en vehículos eléctricos por su alta calidad y rendimiento, porque apenas pierden capacidad de recarga y porque no cuentan con el llamado “efecto memoria” (un proceso por el cual se crean cristales internos en las baterías cuando no se realizan cargas completas), lo cual contribuye a alargar su vida útil. También existen más baterías como las de plomo, más pesadas y menos duraderas, aunque también son más baratas.
  • El peso máximo que soporta la moto: Como las motos convencionales, las motos eléctricas que por normativa, están adaptadas para transportar a uno o a dos pasajeros y un máximo de peso. Habrá que tener en cuenta si pensamos en desplazarnos en solitario o si vamos a ir acompañados o con carga en la moto.
  • La estación de carga: Este punto tiene más ventajas que inconvenientes ya que la mayoría de baterías pueden enchufarse a la corriente normal de 220V, es decir, en cualquier enchufe de nuestra casa.

Y para acabar, llegamos a una pregunta que se hace mucha gente ¿qué carnet necesito para conducir una moto eléctrica?

Hay bastantes tipos de carnet para las motos dependiendo de sus cilindradas. En el caso de las motos eléctricas, es importante conocer la potencia que tendrá el motor y la velocidad máxima que alcanza ya que de estos dos factores dependen los permisos.

Estos son los carnet con los que se pueden conducir las motos eléctricas y sus equivalencias con las motos tradicionales:

  • Carnet AM: Es el carnet para conducir motos eléctricas que no superen los 45 km/h.
  • Carnet A1: Carnet que se necesita para conducir las motos de 125 cc. En motos eléctricas, moto que supera 45 km/h  pero potencia inferior a los 11 kW.
  • Carnet A2: Con este carnet podemos conducir motos eléctricas con potencia entre los 11 kW y los 35 kW.
  • Carnet A: Permite conducir cualquier motocicleta, ya sea de gasolina o eléctrica, independientemente de su cilindrada o potencia. Se puede obtener a partir de los 20 años, pero es necesario 2 años de experiencia previa con el carnet A2.
  • Carnet B: Es el carnet del coche que se obtiene a partir de los 18 años. Con tres años de antigüedad se pueden llevar motos eléctricas de hasta 11 kW, es decir, el equivalente al A1.

Para acabar, te dejamos nuestro catálogo de motos eléctricas aquí.

Deja una respuesta