En este momento estás viendo ¿Cuánta autonomía tiene un coche eléctrico?

¿Cuánta autonomía tiene un coche eléctrico?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

A la hora de comprar un coche eléctrico, uno de los principales factores a tener en cuenta es su autonomía. Es decir: la distancia que puede recorrer el coche con una sola carga de la batería.

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que se hace la gente con los coches eléctricos es si ¿con una carga del coche podrá llegar al trabajo? ¿Cada cuánto tiempo tendré que cargar el coche?

Actualmente, los coches eléctricos están muy preparados para tener una autonomía más que suficiente como para cubrir nuestras necesidades de desplazamiento habituales sin necesidad de tener que parar en una estación de carga.

¿Cómo se determina la autonomía de un coche eléctrico?¿Es fiable?

La autonomía de un coche eléctrico se determina a través de las pruebas del ciclo WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure) o “Procedimiento Mundial para Ensayos de Vehículos Eléctricos Ligeros”. Es más que fiable, pues el WLTP es un protocolo que entró en vigor en 2017 y que mide de forma muy realista, tanto los consumos como las emisiones de los vehículos, del tipo que sean.

Factores clave

La autonomía de los vehículos eléctricos va a depender de diferentes factores clave por ejemplo; el peso del coche, el tamaño de la batería o la especificación del motor eléctrico. También pueden influir factores externos al coche como por ejemplo el viento que haga, el estilo de conducción, el terreno por el que vamos, el tráfico, etc… 

Puedes maximizar la autonomía y la carga de la batería ajustando el nivel de frenado regenerativo con las palancas situadas en el volante. Algunos coches tienen frenado con las levas o frenado con el motor eléctrico. Este frenado se hace usando el propio motor el cual hace que la batería se cargue más con el frenado que con los frenados usando el freno normal. Además de esto, este frenado no gasta pastillas de freno ya que usa solamente el motor. Esta opción la tiene por ejemplo el Mitsubishi Outlander.

Estilo de conducción

Para aprovechar al máximo la autonomía del vehículo y poder recorrer la mayor distancia sin tener que parar en la estación de carga, la clave es conducir de forma eficiente y respetando siempre los límites de velocidad.

La conducción relajada y basada en la anticipación de los demás, además de ser una conducción más segura, hará que nos beneficiemos al máximo de las ventajas de nuestro coche eléctrico y así poder aprovechar mejor las inercias.

Como norma general, cuanto más rápido conduzcas, más potencia utilizarás. Y cuanto más agresivo pisemos el acelerador y el freno, más energía de la batería consumiremos.

El peso del coche

Lógicamente el peso del coche también influye a la hora del consumo de la batería, incluyendo pasajeros, cantidad de carga que transportemos, etc… A mayor peso total, más energía necesitará el coche para circular. También es importante recalcar que si usamos faros, aire acondicionado, etc… más batería consumiremos, lógicamente.

El terreno

¿Es posible que el terreno pueda influir en el consumo de un coche eléctrico? Claro que sí. El terreno influye directamente en el esfuerzo del coche y por tanto, en la energía que necesita para circular.

Lo veremos mejor con un ejemplo. Si conducimos continuamente por un terreno irregular como el de las pistas off-road o por carreteras de montaña con mucha pendiente, esto hará que tengamos que aumentar la potencia del coche. De esta manera consumimos más energía de la que necesitaríamos normalmente para hacer un trayecto en carretera de asfalto en buen estado y con apenas desniveles.

Algunos coches traen un sistema de navegación inteligente, que analiza la navegación de la ruta y avisa al conductor que tiene que reducir la velocidad permitiendo reducir el uso de electricidad y minimizar el uso del freno.

El clima

El último factor y no menos importante, es el clima. Este factor influye directamente en el rendimiento de cualquier tipo de batería. El funcionamiento óptimo de los acumuladores de energía se da entre los 20 y 40 grados centígrados, por eso en países con climas especialmente frío e inviernos más largos que en España, los intervalos entre carga y carga son mucho más cortos.

En las temperaturas bajas, se ponen en funcionamiento más elementos del coche como por ejemplo el aire acondicionado, lo cual hace que gaste más batería.

En algunos modelos de coches eléctricos, traen un sistema de calefacción basado en bomba de calor, más eficientes que los sistemas convencionales, ya que apenas repercuten en la autonomía del coche.

Todos estos factores clave se tienen en cuenta en las mediciones del ciclo WLTP, que se hacen en laboratorio, pero en condiciones más acordes con la realidad del automovilista medio. La prueba dura unos 30 minutos y consta de cuatro fases: baja velocidad, media velocidad, alta velocidad y muy alta velocidad. Además, las pruebas del WLTP van asociadas a las del RDE (Real World Driving Emissions), que se hacen en carretera, en diferentes épocas del año y altitud para medir emisiones contaminantes (como las de óxido de nitrógeno o NOx)

¿Cuánto dura la autonomía en función de la conducción?

De media, podemos decir que los coches eléctricos en la actualidad tienen una autonomía de aproximadamente 250 km. En cuanto a los viajes largos, basta con planificar las paradas que haríamos de igual forma con un coche de combustión para estirar las piernas y aprovecharse para recargar el coche si fuera necesario.

Consejos de rendimiento

Por sus características y mecánica, lo cierto es que un coche eléctrico no se conduce igual que un coche de combustión. Para poder sacar todo el rendimiento de un coche eléctrico, es importante entender cómo funciona y de qué manera debes conducirlo para hacer un buen uso de este tipo de vehículo. Adaptarse a este nuevo tipo de conducción, no requiere mucho tiempo ni dificultad.

No importa el trayecto a recorrer, siempre tienes que tener en cuenta que aprovecharas al máximo la autonomía de tu coche si practicas una conducción eficiente. Más suave, más segura, aprovecha la inercia del coche del coche y su frenada regenerativa y notarás la diferencia.

El control del acelerador es esencial siempre. Será especialmente útil en ciudad y atascos, cuando las paradas son más constantes. Ser suave con el acelerador, reduce significativamente el consumo de energía.

Para recuperar esta energía que estamos consumiendo, como mencionamos anteriormente, aprovechamos al máximo el sistema de regeneración de energía por parte de la frenada.

¿Cómo se utiliza en la práctica?

Esto es algo complejo para la gente que ve esta información por primera vez, pero es simple. Se hace de la siguiente manera: Ve levantando el pie del acelerador y frenarás poco a poco a medida que te aproximas a un semáforo en rojo por ejemplo en vez de frenar en seco cuando ya estemos en él. Al mismo tiempo que reduces la velocidad hasta detenerte, estarás recuperando algo de carga para la batería. A la hora de las cuestas hacia abajo, aprovecha la inercia y recuerda maniobrar con anticipación.

Un buen uso del aire acondicionado del coche, nos ayudará a maximizar la autonomía. Te recomendamos no abusar del aire acondicionado. Mantén el coche entorno a los 22 y los 24 grados.

Para acabar hablaremos de algo muy importante y una preocupación importante para la gente que da el paso al coche eléctrico. La vida útil de la batería.

La batería es la parte más importante del coche eléctrico ya que es la responsable de hacer que el coche ande o no ande.

Las baterías están fabricadas con polímero de iones de litio, cuentan con refrigeración líquida y un sistema específico que las mantiene siempre en un estado óptimo de carga y eficiencia. Normalmente las casas de coches, tienen una garantía oficial de al menos 8 años.

Otra cosa que mencionar que es muy importante es el mantenimiento.

Las baterías de los coches eléctricos no necesitan mantenimiento. Aunque, si puedes llevar a cabo algunas acciones sencillas para garantizar que siempre está en perfectas condiciones y maximizar su vida útil. Por ejemplo: no descargues toda la batería. Lo más aconsejable es cargar el coche cuando llegue sobre un 30%. Además, la recomendación que te damos nosotros es recargar la batería siempre que sea posible de noche, en una estación de carga  o en nuestra propia casa. De esta forma, siempre tendremos nuestro coche cargado al completo y además de una manera muy económica.

 

¡Visítanos en nuetras redes sociales como Intagram: yas_move y en Facebook: yasmove

¡Deja en comentarios cualquier duda! ¡Estaremos encantados de responderla! 

Deja una respuesta